InicioACTUALIDADCharnela tiene alma de mejillonería

Charnela tiene alma de mejillonería

Tiempo de lectura: 3 minutos

Sus artífices, Alejandro y Victoria, nos adentran en Charnela, donde los mejillones en todos sus formatos son siempre los protagonistas

Charnela abrió sus puertas allá por el año 2019 en el corazón del animado barrio madrileño de Chamberí. Un local sencillo y acogedor, de estética marinera, donde los mejillones son los protagonistas indiscutibles de su carta. Un proyecto en el que sus fundadores, Alejandro Yravedra y Victoria Mántaras, han depositado esa pasión que ambos sienten por la gastronomía.

Charnela es famoso por sus deliciosos mejillones. Se sirven de diversas maneras, incluyendo al vapor, a la marinera, en escabeche y en salsa picante.

Los mejillones son frescos y sabrosos, y se cocinan a la perfección. Son una excelente fuente de proteínas y omega-3

Con Charnela, Alejandro y Victoria, han reorientado sus respectivas carreras profesionales dando un giro de 360º. Giro para embarcarse de lleno en el panorama gastronómico. Lo han hecho con un divertido concepto que seduce. Además de un cuidado local con formato de tabernita gastronómica. Y ubicado en una de las zonas más de moda de la capital. A la altura del número ocho de la madrileña calle de Ponzano.

Charnela también es conocido por su ambiente acogedor y hogareño. El personal es amable y servicial. Personal siempre dispuesto a ayudarte a elegir el plato perfecto. El restaurante es un lugar ideal para disfrutar de una comida deliciosa con amigos o familiares.

Todo porque en Charnela nos espera una cuidada selección de platos protagonizados por la calidad y el sabor. Recetas que parten siempre de las mejores materias primas y que giran siempre entorno al mundo del mejillón. De ahí que su nombre, Charnela, se refiera a esa articulación que une las dos conchas del mejillón. Un molusco que ha servido para perfilar la carta de este encantador local donde siempre nos hacen sentir como en casa, mientras nos adentramos en su irresistible colección de platos que incluye opciones para todos los gustos.

Un lugar donde el sabor se encuentra. Con mejillones frescos y un ambiente que encanta. Refranes y poesía se unen en la mesa para crear una experiencia que no se pesa.

El aroma a mar invade el aire, mientras los platos se llenan de ese aire. Deliciosas recetas que te hacen soñar, y que hacen que a Charnela siempre quieras regresar.

Cuando Alejandro y Victoria se animaron a montar su propio restaurante tuvieron claro lo que querían hacer. Su objetivo fue dar forma a un espacio agradable y sencillo donde comer bien. Además de disfrutar de buenos momentos alrededor de una mesa en un ambiente informal y distendido donde el disfrute esté siempre garantizado.

Con Charnela, este empático matrimonio, ha dado a luz a su quinto hijo. Una trepidante aventura profesional que les llena de orgullo e ilusión como podemos intuir en sus miradas cuando nos explican el concepto de Charnela. En su carta, los mejillones son los grandes protagonistas en todas sus versiones. Un molusco sumamente versátil con el que elaboran distintos tipos de bocatines y cazuelas.

Oh, mejillones del Charnela, tan sabrosos y jugosos, en cazuelas humeantes, sois un manjar delicioso.

Con ajo y perejil, o a la marinera, picantes o al natural, siempre sois una delicia.

En casa o en el restaurante, compartidos con amigos, sois la estrella de la mesa, un placer para los sentidos.

Una carta dinámica, que vive en constante evolución, y en la que no faltan nunca los mejores productos de temporada como ese llamativo tomate rosa de Barbastro que aliñan con una original vinagreta dulce y su riquísima sal negra. Entre sus ya famosas recetas de mejillones, no podemos dejar de mencionar sus sabrosos mejillones Charnela, con ese exótico toque de curry, que hace perder las formas y mojar pan a conciencia en su untuosa salsa.

Platos que enamoran el paladar y que culminan con el apartado de sus postres caseros. No falta su rotunda versión de la tarta de queso súper cremosa o la refrescante lime pie que ayuda a limpiar el paladar tras nuestro festival mejillonero.

Acabo con poesía, parafraseando a de Antonio Machado: «Pequeño ser de la mar, nacido en la roca dura, que al sol abres tu armadura y al rumor de la marea» y a Rafael Alberti: «Los mejillones, los mejillones, en el mar, en el mar, se crían en batallones». ¿Os podréis resistir?

Dirección: Calle de Ponzano 8
28010 Madrid
Teléfono: 910 24 81 42
Web: http://charnelamadrid.com/
Ticket Medio: 35€

Ana Belén Toribio
Ana Belén Toribio
Periodista y sumiller. CEO y Directora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Entradas Populares

En Primera Persona

Chefs con Estrellas

Personajes

Iberoamérica de cocina en cocina