Inicio ACTUALIDAD Crónicas emocionales de mi confinamiento (IV)

Crónicas emocionales de mi confinamiento (IV)

By Pilar Margod

Ayer fue un día muy especial para mí: el primer domingo de mayo como todo el mundo sabe, es el Día de la Madre

«Los orígenes de esta festividad datan de la antigüedad y tiene diferentes momentos en la historia en los que más se ha podido popularizar. En realidad, lo que importa en este extraño 2020 es que lo vivo desde la soledad de mi confinamiento.

Lo mismo alguno de mis hijos o los dos, estarían aquí como en otros años, en su tierra andaluza natal, aprovechando esta maravillosa temperatura para disfrutar donde más nos gusta (la playa). Si a este hecho le sumo que el lunes pasado fue el cumpleaños de mi maravillosa madre (ya hace 5 años fallecida) puedo decir que la semana se ha caracterizado por una alta sensibilidad que ha movido un sentimiento de profundo amor.

Esto ha hecho que me emocione en varias ocasiones y yo creo que ha sido por el anhelo de expresar, precisamente, ese amor. ¿Cómo? Pues desde la “simpleza” de abrazar, tal cual. Aunque aún no fuera procedente dar besos, la calidez que siento cuando abrazo y percibo la intensidad del amor en el otro, no tiene parangón. Es como si con este gesto penetrara a través de los poros de la piel. La otra persona me estuviera transmitiendo con palabras todo lo que su cerebro siente. ¿Lo recordáis? Un abrazo solo puede ser sustituible por imaginarte que abrazas y yo lo hago, incluso cuando medito y me sonrío, pero en esta semana se me ha quedado corto, sinceramente.

Cuando he homenajeado a mi madre el 27 de abril con pequeños y solitarios gestos, como tener una velita encendida todo el día o hacer una jornada de silencio para recrearme en ella, se me han venido imágenes en que se mezclaban cómo afrontamos sus últimos años de vida en una residencia, mientras el Alzheimer se la comía y cómo hubiera sido ahora. Se me pusieron los pelos de punta y no pude más que dar las gracias por no haber pasado lo que muchos de mis congéneres han tenido que soportar con sus progenitores ya viejecitos, desvalidos, por los que siento mucha compasión.

Inevitablemente, tenía el poso de otra sensibilidad cargada de pena y frustración, ante la imagen de luto de mi Madrid del alma. Ese crespón negro luciendo en la Puerta de Alcalá, donde hace dos años me hice una preciosa foto con una de las Meninas que tienen a bien decorar partes emblemáticas de una ciudad bulliciosa, alegre y excesivamente viva en muchas ocasiones.

¿Qué puedo decir? Se me rompió el corazón de ver cómo mi pueblo (aunque sea grande) sufre esta pandemia que se ha cobrado tantas víctimas, donde toda mi familia cercana está allí (incluyendo a mis hijos) y mis amigos de la infancia.

He reflexionado mucho sobre el hecho de ser de un sitio diferente a donde vives. Si cambias de contexto cuando ya tienes una edad, no dejas de ser de ese sitio, no se te va el acento y es más, yo creo que no quieres que se te vaya porque necesitas reconocer tu identidad, sintiendo una especie de orgullo cuando te lo refieren. Así que, la semana pasada, eché mucho de menos poder estar allí para lo que sea. Yo siempre digo que cuando llego a Atocha siento que me inyectan “oxígeno en vena”. Siento un aire de libertad que me impulsa y da energía y que es el colofón del momento en que planeo ir. Ahora, además tiene un plus mayor al estar mis retoños viviendo allí.

¿Qué quiero decir con esto? Que las dos semanas se han caracterizado por el anhelo de estar con los que más quiero y de poder seguir yendo y compartir mis orígenes. Madrid es un mundo de oportunidades (como otras grandes ciudades) por eso la gente se va para allá a buscarse la vida y eso le convierte en foco de tanto… bueno y malo, en exceso desde la cantidad y diversidad de personas, hasta la velocidad del ritmo, la pluralidad de alternativas artísticas, etc. Y por eso, no podía ser de otra forma que fuera de las más afectadas. Así que, mi antídoto para el anhelo fue poner la medicina de la realidad para no idealizar. Nada es perfecto, nuestra vida no lo es, pero es nuestra y esto tiene que ver con que nos duele más lo cercano que lo alejado en distancia (física o temporal).

Pero, entre medias, vivo una realidad que también me ha hecho derramar lágrimas porque Cádiz no es un mundo laboral de oportunidades y pensar en la tragedia de muchos de los que me rodean, me parece devastador. Dos maravillosos pueblos en los que me implico y vivo: el que me vio nacer y el adoptivo.

Al bajar ese impulso idealizado y combatir la tristeza del contexto en el que estoy a diario, comencé a mostrar mi sensibilidad de forma práctica con los que quiero y con las flores. ¿Las flores diréis? Tener flores es un gesto que me hila con mi madre y con mi hija, que traspasa las palabras y que me dan una paz y alegría inexplicables. Cuando fui ayer en mi primera salida deportiva a regar las plantas de mi centro de trabajo y vi lo bellas que estaban, sentí gratitud y pensé “ahí solas, qué preciosas son” y mientras las regaba, las hablé y las dije varios piropos, como a la hortensia que me regalé a mí misma. Seres vivos que me donan su belleza y que luchan por su supervivencia, como la flor de pascua que se resiste a morir. Así que cuando he recibido el ramo de margaritas de colores que mis hijos me han regalado (que este año no me esperaba), la ilusión afloró en mí y les sentí muy cerquita. Este gesto me da esperanza de que volveremos en algún momento a compartir desde la cercanía.

Así que me refuerzo en la idea de que nos hace falta seguir cultivando la paciencia para rehacernos poco a poco tanto en la seguridad de que vamos a sobrevivir a la pandemia, como que vamos a poder salvar nuestras actividades laborales para salir adelante; ahora bien, seamos conscientes de que no todos vivenciamos de la misma manera. En el mismo tiempo los cambios, pues unos se adaptaron enseguida al confinamiento, otros se resistieron, unos se habrán acostumbrados a estar en su morada “protegidos” y otros necesitarán tirarse a la calle, literalmente. Unos se estresarán al máximo ante las medidas de protección y otros las incluirán con naturalidad en su día a día. Eso es normal, no hay dos personas iguales. A medida que han ido dando instrucciones de las famosas fases, he corroborado sin duda que tenemos que aprovechar lo que el confinamiento nos ha podido aportar: reflexión para actuar desde el sentido común, para alejarnos de frases huecas y manipuladoras; para concentrarnos en la autorresponsabilidad y así saber que podemos facilitar, cada uno de nosotros con madurez un proceso de cambio menos gravoso.

Por eso, he seguido manejando la frustración ante mensajes de dudosa eficiencia y con dudosas intencionalidades. He dado un cerrojazo en estas dos semanas a la televisión y a los periodistas que observo “se han dejado comprar”. Así que sigo con el lema “ya habrá tiempo”. La situación que tenemos es difícil, pero el ser humano ha superado muchas crisis humanitarias graves; por eso, siento que tenemos que concentrarnos en la solución. Yo no pretendo mostrar la verdad absoluta, mis crónicas emocionales son subjetivas y son guiadas por la independencia de pensamiento. A medida que he ido aprendiendo a lo largo de mi crecimiento, me ha acompañado la idea de lo mucho que desconozco, pero de lo bien que me sienta luchar por tener una mente emancipada y desde ahí, intento exponer lo que siento y pienso, sin más. Doy las gracias a los periodistas que indican la honestidad de mis palabras y en especial a una revista de tanta tirada y tan independiente, que busca sobre todo el bienestar, como www.gastroystyle.com Es reconfortante sentir que muchos estamos en la misma onda.

Para terminar hoy, quiero retomar la sensibilidad mencionada al principio de estas crónicas. Sí, creo que debemos ser sensibles para con los demás y así conseguiremos que “la fase de acople” nos lleve con más seguridad a retomar una vida más adaptativa. Será un aval importante para ir reduciendo el estrés lógico y generalizado que estamos viviendo.
Así que voy a comenzar la semana que viene con esta filosofía de esperanza. Si alguien lee esto, le invito que lo haga. No fijarnos en lo que hacen los demás, concentrarnos en lo que cada uno tenemos que hacer y hacerlo con sentido común y veremos qué ocurre. Si todos colaboramos, antes saldremos de esto.
A todas las mamis, os deseo que hayáis pasado un Feliz Día y al resto que penséis en algo agradable que la vuestra os haya transmitido.

Pilar Margod
Pilar Margod
No me gusta hablar mucho de mí y de entrada quiero agradecer a Ana Belén, la directora de este gran Proyecto, que me contemple como una colaboradora. Es un placer y como ella me lo ha pedido que cuente algo os diré que soy una amante de la Vida (con mayúsculas) Me encanta el detalle bello de un olor, una sintonía, un olor, un tacto... Digamos que la sensibilidad sería uno de mis rasgos más destacados, al que le acompañaría mi eterna curiosidad por aprender y crecer y por tanto, por ser partícipe de diferentes proyectos, como el de Gastroystyle. Tengo una alta influencia por mi profesión central, que es la psicología clínica y mis estudios de doctorado en Ciencias de la Educación, como terapeuta familiar y de pareja. Durante treinta años, ni más ni menos, no he parado de trabajar, escribir, investigar, hacer proyectos en pro de una vida más saludable. Trabajar con tantas personas es un pozo de sabiduría. Me siento eternamente agradecida por la confianza que me han depositado. Todo esto ha provocado que mi inclinación artística desde que era pequeña, se alimentara de forma constante, motivo por el que se impregnan mis libros y relatos de ello. En este área escribo y colaboro en diferentes medios de comunicación, investigo y nutro de post de psicología mi web: https://centrointelecto.com/. Yo no podría vivir sin la Música (también en mayúscula) porque alimenta mi alma, me acompaña desde que pongo los pies en el suelo, me hace ensoñar y recrear cada uno de mis momentos literarios. Es mi eterna compañera. Tengo un blog:luzazuldelsur, en wordpress que está a disposición de cualquiera que quiera dejarse llevar por un pensamiento libre y transparente. El corazón de la araña (mi primera novela) supuso el pistoletazo de salida más formal en cuanto a la narrativa. En 2021 saldrá En el Laberinto. Mi ópera prima de la poesía es El viaje del alma. Este género se está construyendo a fuego lento. He quedado finalista en el concurso de Ensayo de la Fundación Valores para UNIR, en el certamen de 2019. Para finalizar, me encontraréis con este nombre para todo lo literario, siendo mi pseudónimo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Entradas Populares

Lujo oriental en The Organic Spa

Existe un lugar en Madrid que te transporta a Tailandia en apenas unos minutos. Un lugar de culto para los amantes de la belleza,...

"Terrazas Sircocktail" es la apuesta de Sercotel Hotels

La cadena ha diseñado para este verano una completa programación de actividades en sus terrazas Bajo el eslogan “Las personas primero”, Sercotel Hotels trabaja día...

CXXV Aniversario de Bodegas Martínez Lacuesta

Cata de vinos para celebrarlo en el Centro Riojano de Madrid Persistir al paso de los años y continuar en primera línea después de cuatro...

5 recetas con Estrella Michelin para esta Navidad

Con la mejor gastronomía de Castellón, Valencia y Alicante Raúl Resino, chef de Restaurante Raúl Resino: caballa marinada con licuado de almendra marcona de Albocasser. Descarga...

En Primera Persona

Entrevista a Don Luis de Lezama

Publicado por Ana Belén Toribio en Ene 14, 2019 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, EN PRIMERA PERSONA El talento es un rasgo de...

Tomás Gutiérrez, pionero de la hostelería de Madrid

Publicado por Ana Belén Toribio en Mar 26, 2018 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, EN PRIMERA PERSONA Tomás Gutiérrez, Presidente de La Viña,...

Pitu Roca, el hombre y el vino

Publicado por Ana Belén Toribio en Ago 2, 2019 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, EN PRIMERA PERSONA Entrevistamos a Josep Roca, sumiller de El...

András Bacsó y sus Tokaj Oremus

Publicado por Ana Belén Toribio en Oct 2, 2017 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, EN PRIMERA PERSONA "Vino de Reyes; rey de los...

Chefs con Estrellas

Coque y su cocina de las emociones

Publicado por Ana Belén Toribio en Feb 26, 2018 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, RESTAURACIÓN Siempre he pensado que Mario Sandoval es un...

Planeta Berasategui

Publicado por Ana Belén Toribio en Nov 7, 2018 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, RESTAURACIÓN Martín Berasategui sitúa su cocina por encima de...

Coque llega al corazón de Madrid

Publicado por Ana Belén Toribio en May 12, 2017 en ACTUALIDAD, RESTAURACIÓN Reserva ya tu mesa en www.coquemadrid.es para ser uno...

Una estrella por las nubes, Mauro Colagreco

Publicado por Ana Belén Toribio en Ene 3, 2019 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, PERSONAJES Nos hemos puesto a la altura de las...

Personajes

Don Luis Ros, Presidente de la Academia Dominicana de Gastronomía

Aunque cubano de nacimiento, Don Luis Ros se siente plenamente identificado con la República Dominicana. País que le encanta y del que tiene la...

José Masaveu: «La sensibilidad lo es todo»

Publicado por Ana Belén Toribio en Oct 28, 2019 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, PERSONAJES Entrevistamos a José Masaveu. Director General de Masaveu...

Gustavo Egusquiza o como vivir el lujo

Por Ana Belén Toribio Fotos: A.E., L.R., H.R. y Gastroystyle Transcripción natural: Siwuani Entrevista a Gustavo Egusquiza, periodista experto en gastronomía y viajes alto standing tanto a...

Javier Pozo, Swiss Sommelier Challenge 2019

Publicado por Ana Belén Toribio en Nov 17, 2019 en ACTUALIDAD, DE AUTOR, PERSONAJES Entrevistamos a Javier Pozo Caballero, uno de nuestros...

Iberoamérica de cocina en cocina

Don Luis Ros, Presidente de la Academia Dominicana de Gastronomía

Aunque cubano de nacimiento, Don Luis Ros se siente plenamente identificado con la República Dominicana. País que le encanta y del que tiene la...

Perú y sus cinco variedades de ceviche

El "plato estrella" del país celebra su Día Nacional en mejor forma que nunca El ceviche forma parte del ´alma culinaria´ de Perú. Es su...

Cantina Roo y la nueva cocina mexicana

Publicado por Ana Belén Toribio en Abr 16, 2018 en ACTUALIDAD, Iberoamerica de cocina en cocina, RESTAURACIÓN Sabores de México, productos mediterráneos...

Iztac, la cocina mexicana conquista Madrid

El barrio de Bernabéu acoge un nuevo espacio que apuesta por rendir homenaje a la auténtica gastronomía del país azteca sin artificios "Playas repletas de...